LA CRISIS DEL ANTIGUO RÉGIMEN (1788-1833)

TEMA 1 EVAU: LA CRISIS DEL ANTIGUO RÉGIMEN (1788-1833): LIBERALISMO FRENTE A ABSOLUTISMO

El liberalismo aspira a la eliminación de las características propias del Antiguo Régimen, a la vez que pretende construir otra sociedad basada en los principios liberales. En lo político la Constitución se erige como la norma reguladora de la vida pública. Se rechaza la monarquía absoluta y se apuesta por la monarquía constitucional.
Se eliminan los privilegios de la nobleza y el régimen señorial. Se proclaman los derechos del individuo, se establece la división de poderes y el sufragio universal (masculino). Se formula la nación como conjunto de los españoles, con igualdad de derechos políticos y como depositaria de la soberanía nacional. El liberalismo aboga por un estado unitario y centralizado. En lo económico defiende la propiedad privada libre y plena, se rechazan los bienes vinculados y los comunales, se aspira a la libertad de comercio e industria, a la libertad de contratación de los trabajadores y a la fiscalidad común. No se rechaza la religión, pero se tiende a limitar el poder económico de la Iglesia y aflora el anticlericalismo.
En España, la crisis del Antiguo Régimen se inicia con la Guerra de la Independencia y
finaliza tras la muerte de Fernando VII. El proceso de implantación del liberalismo, que se produce entre 1808 y 1833, tiene un carácter revolucionario y se caracteriza por los de avances y retrocesos en la instauración del sistema liberal. La preeminencia de una u otra posición permite distinguir tres etapas: el Sexenio Absolutista (1814‐1820), el Trienio Liberal (1820‐1823) y la Década Ominosa (1823‐1833).
En las Cortes de Cádiz se aprecia una distinción entre los ilustrados reformistas y los liberales. Posteriormente, los liberales del Trienio se dividirán entre moderados y radicales. La oposición al liberalismo vendrá de la mano de Fernando VII y los absolutistas, así como del carlismo. Fernando VII deja sin efecto la obra legislativa de las Cortes de Cádiz y persigue a liberales y afrancesados. La oposición al absolutismo se plasma en los pronunciamientos, prosperando el de Riego (Trienio Liberal). Sus objetivos quedan plasmados en la Constitución de 1812, que consagra la soberanía nacional, la monarquía constitucional, la confesionalidad católica y el sufragio universal masculino.

El carlismo, por su parte, se caracteriza por su antiliberalismo, niega la soberanía nacional y defiende el sistema foral frente a la centralización liberal. Los carlistas encontrarán apoyo en el medio rural, donde las masas campesinas son el principal apoyo social. También encuentra apoyo en los artesanos, la pequeña nobleza, así como en parte de la jerarquía eclesiástica y del bajo clero. Desde el punto de vista geográfico, el carlismo se extendió por Vascongadas, Navarra, Cataluña, Aragón, Valencia, Galicia y Castilla la Vieja.

Explicación en PDF:   La Crisis del Antiguo Régimen

Video:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/memoria-de-espana/memoria-espana-sombra-revolucion/1049657/

Anuncios
Categorías: HISTORIA DE ESPAÑA / HISTOIRE DE L'ESPAGNE, SIGLO XIX / XIX SIÈCLE, TEMAS EVAU | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: