SIGLO XIX / XIX SIÈCLE

LA BOMBA DEL LICEU

bomba-del-liceuClic en la imagen para ver el documental

Anuncios
Categorías: SIGLO XIX / XIX SIÈCLE | Etiquetas: , | Deja un comentario

EL ASESINATO DEL GENERAL PRIM

prim

Enlace para ver el video

Categorías: SIGLO XIX / XIX SIÈCLE | Etiquetas: , | Deja un comentario

PARTIDOS POLÍTICOS EN LA ESPAÑA DE ISABEL II

PARTIDOS POLÍTICOS EN LA ESPAÑA DE ISABEL II

Categorías: HISTORIA DE ESPAÑA / HISTOIRE DE L'ESPAGNE, SIGLO XIX / XIX SIÈCLE | Etiquetas: | Deja un comentario

EL PROBLEMA MILITAR EN ESPAÑA

INTRODUCCIÓN DEL LIBRO DEL HISTORIADOR GABRIEL CARDONA:

PROBLEMA MILITAREs característico de la España contemporánea el protagonismo político de los militares, debido en parte a los problemas internos de las instituciones armadas, pero sobre todo, por la naturaleza de la sociedad española y al retraso de su modernización. La falta de densidad de la sociedad civil, como decía Azaña o, de otro modo,  la debilidad de las clases medias frustró repetidamente los intentos de modernizar el Estado y cada fracaso generó vacíos de poder que llenó el Ejército. Aunque su presencia en la política no es achacable exclusivamente a la voluntad de los generales, sino también al deseo de las fuerzas civiles.

Habitualmente, los gobiernos se empeñaron en hacer de las instituciones de defensa, órganos políticos y policiales, que entorpecieron la vida del Estado y retrasaron la normalización democrática. Naturalmente este era el objetivo buscado por los grupos más anticuados de la sociedad española que, incapaces de hacerse con el poder mediante procedimientos parlamentarios, preferían manipular a los militares.

Ante la ausencia de una sociedad desarrollada, nuestros siglos XIX y XX tuvieron en el Ejército la institución política más poderosa, y los verdaderos árbitros fueron los “espadones”, generales que contaban con el respaldo institucional. En el XIX disfrutaron de tal situación Espartero, cabeza del progresismo; Narvaez, amparo de la derecha más dura; O’Donnel, el centrista conservador; Prim y Serrano, los hombres de la izquierda liberal. En el XX, el mismo Alfonso XIII acabó convertido en  espadón por una mala aplicación del canovismo, seguido por Primo de Rivera y Franco. Sin olvidar algunos espadones frustrados como López Domínguez, Polavieja, Sanjurjo o Muñoz Grandes.

En estos siglos, la potencia política de los militares y el enorme volumen de sus escalafones se ha combinado con un fenómeno curioso: jamás, desde 1814, España ha sido amenazada estratégicamente por Francia o Portugal, sus únicos vecinos por tierra, la proximidad marroquí ha resultado peligrosa por pasiva y nuestro país ha presenciado marginalmente dos guerras mundiales sin prepararse militarmente para ninguna.

Normalmente ha sido escaso el éxito de los intentos de reforma técnica y adecuación material. Ni siquiera la firma del pacto con EE.UU., en 1953 impulsó al gobierno español a modernizar el ejército, que debió esperar cinco años, hasta el tímido intento Barroso, en seguida abandonado. Los propósitos reformistas, que no han sido pocos en estos dos siglos, se han orientado a racionalizar las cuestiones de personal, incluso en los dos casos más ambiciosos, Cassola y Azaña, pues el gran mal del ejército, desde la primera Guerra Carlista, ha sido el excesivo número de oficiales.

Estos eran también víctimas de una política militar disparatada que no deseaba un ejército apto para la defensa exterior del Estado sino para servir de fuerza de orden público, manipulable políticamente. Ningún gobierno ha intentado otra cosa, nadie ha iniciado un esfuerzo para apartar al Ejército de la política y convertirlo en una eficiente máquina militar. Ni siquiera las dictaduras de Primo de Rivera y Franco se esforzaron por crear una fuerza capaz para la guerra moderna.

Este libro pretende repasar cronológicamente la evolución del problema. La disfunción histórica de un ejército al que ningún militar o civil pretendió preparar para parecersea un ejército europeo y que más pagado con orgullo que con dinero, intervino en cuatro guerras civiles, en innumerables pronunciamientos, alborotos o cuartelazos, fue policía antidisturbios, tribunal de excepción, cantera de personal administrativo y político.

GABRIEL CARDONA, EL PROBLEMA MILITAR EN ESPAÑA, Hª16 Madrid, 1990

Categorías: HISTORIA DE ESPAÑA / HISTOIRE DE L'ESPAGNE, SIGLO XIX / XIX SIÈCLE | Etiquetas: | Deja un comentario

CANCIONERO DEL LIBERALISMO

Durante la revolución liberal del siglo XIX  se hicieron populares varias  canciones que se siguieron cantando hasta la Guerra Civil (1936-39). El himno de Riego y el Trágala son las dos más conocidas.tragala

CANCIONERO REVOLUCIONARIO LIBERAL

 

 

 

 

 

 

 

Este cartel corresponde al musical Trágala, Trágala, estrenado en noviembre de 2015 en Madrid. Se trata de una sátira sobre España, tanto en su historia como en la actualidad, que toma como argumento a un Fernando VII resucitado en nuestra época.

Categorías: HISTORIA DE ESPAÑA / HISTOIRE DE L'ESPAGNE, SIGLO XIX / XIX SIÈCLE | Etiquetas: , , | Deja un comentario

LA REVOLUCIÓN LIBERAL EN ESPAÑA

LOS GRUPOS SOCIALES FRENTE AL LIBERALISMO

Al proceso de cambio del Antiguo Régimen al liberalismo se le llama Revolución liberal, y suele caracterizarse por el enfrentamiento político, e incluso militar, entre partidarios del Antiguo Régimen, y partidarios del nuevo sistema. La burguesía es el grupo social más interesado en la aplicación de las reformas liberales al ser el más beneficiado por ellas (desamortización de la tierra, acceso a cargos políticos, valoración social de la riqueza…). La nobleza aparece dividida: mientras que algunos se convierten en los más intransigentes defensores del absolutismo junto a los eclesiásticos, otros reconocen la necesidad de las reformas y se adaptan a la nueva situación. El resultado final es la sustitución de la antigua aristocracia de nacimiento por una nueva aristocracia del dinero integrada por propietarios agrícolas e industriales, es decir, por la burguesía y la nobleza. La iglesia es el estamento más perjudicado: la desamortización afecta en su mayor parte a sus bienes raíces, y pierde gran parte de su influencia y privilegios sociales (monopolio de la educación, hospicios, orfanatos, hospitales, exenciones fiscales, derecho al diezmo, etc.).  El pueblo llano se mantiene muchas veces indiferente a los cambios y reformas, cuando no contrario debido al efecto de las reformas liberales (aumento de impuestos y alquileres, pérdida de bienes comunales, acumulación de propiedades agrarias en manos de la burguesía, etc.) y en todo caso, influido por la Iglesia, defiende la religión y el sistema tradicional (derechos del monarca, preeminencia de la Iglesia…)

COMPARACIÓN ENTRE EL SISTEMA DEL ANTIGUO RÉGIMEN Y EL LIBERALISMO

LIBERALISMO

Categorías: HISTORIA DE ESPAÑA / HISTOIRE DE L'ESPAGNE, SIGLO XIX / XIX SIÈCLE | Etiquetas: , | Deja un comentario

LAS JUNTAS DURANTE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA

El caso José de Palafox por Goya (Prado).jpgde Zaragoza muestra la formación del nuevo poder con la ruptura con las autoridades nombradas por Godoy, la elección popular de un nuevo jefe y la legitimación del nuevo poder constituido. El pueblo elegirá a Palafox para la defensa y dirección del reino. Para legitimar su poder convoca las viejas cortes estamentales de Aragón, que aprueba su labor. Poco después el propio Palafox nombrará a los representantes de Aragón en la Junta Central y enunciará cuales han de ser las labores de ese organismo supremo:

Uno de ellos, y el primero, debe ser la defensa de las fronteras, o bien la reunión de un ejército español que arroje al enemigo de ellas y nos ponga a cubierto de una nueva invasión. El segundo, tratar de que las demás provincias, que han sufrido menos que Aragón, indemnicen a esta capital de los inmensos gastos que ha sufrido. El tercero, formar una verdadera Representación nacional que nos asegure la conservación de las Américas y el poder tratar con las potencias extranjeras, como conviene a una de las principales de Europa, ínterin viene nuestro legítimo soberano. El cuarto, establecer algunas reformas, corrigiendo los abusos introducidos en la administración y adoptar los medios más adecuados para el fomento de nuestra agricultura, artes y comercio, sin lo cual ninguna nación puede prosperar.

Pedro Longás, La representación aragonesa en la Junta central suprema, Zaragoza 1912, p.2.

Categorías: HISTORIA DE ESPAÑA / HISTOIRE DE L'ESPAGNE, SIGLO XIX / XIX SIÈCLE | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

LA RESTAURACIÓN (1875-1898)

TEMA 4 EVAU: LA RESTAURACIÓN BORBÓNICA: IMPLANTACIÓN Y AFIANZAMIENTO DE UN NUEVO SISTEMA POLÍTICO  (1874‐1902)

La vuelta de los Borbones fue preparada por Antonio Cánovas del Castillo (manifiesto de Sandhurst) y facilitada por el golpe de Martínez Campos, que significó la restauración de la monarquía en la persona de Alfonso XII. Se abre un largo período de estabilidad política con predominio de los valores conservadores de orden, propiedad y monarquía. Se trataba de crear un sistema político compartido por todos los sectores burgueses y de asegurar la exclusión de las clases bajas de la vida política.
Cánovas sentó las bases institucionales y jurídicas del sistema, cimentado en la nueva constitución de 1876, clara muestra del liberalismo doctrinario, caracterizado por el sufragio censitario y la soberanía compartida entre la Cortes y el rey. El monarca, constituido como poder moderador, gozaba de amplios poderes (derecho de veto,
nombramiento de ministros, potestad de convocar, suspender o disolver las Cortes…), mientras que las Cortes eran bicamerales (Senado y Congreso); se proclamaba la confesionalidad católica del Estado, aunque toleraba otras creencias, y se expresaba una prolija declaración de derechos, cuyo contenido, sin embargo debía ser concretado en leyes posteriores. Asimismo, se introdujo un sistema de gobierno basado en el bipartidismo y en la alternancia de poder de los dos grandes partidos dinásticos (Conservador y Liberal de Práxedes Mateo Sagasta). El turno se garantizaba con el fraude electoral, manejado por los caciques locales mediante la compra del voto o la coacción.
El Partido Conservador se mantuvo en el gobierno entre 1875 y 1881, cuando Sagasta formó un primer gobierno liberal. En 1884 Cánovas regresó al poder, pero el temor a una desestabilización del sistema político tras la muerte de Alfonso XII (1885) provoca el llamado Pacto del Pardo. Durante la regencia el Partido Liberal gobernaría durante más tiempo desarrollando una importante obra reformista entre 1885 y 1890 (Ley de Asociaciones, 1887; abolición de la esclavitud, 1888; introducción de juicios por jurados; nuevo Código Civil (1889); reformas hacendísticas y militares; y la implantación del sufragio universal masculino (1990). En la última década se mantuvo el turno pacífico.
En 1897 moría asesinado Cánovas, mientras que el personalismo del sistema empezaba a provocar disidencias internas y la descomposición de ambos partidos.

La oposición al sistema político viene representada por el carlismo (derrotado en 1876), los republicanos (divididos), los nacionalismos (Cataluña, País Vasco…) y el movimiento obrero (anarquismo, socialismo), relegados a la oposición sin que llegaran a tener fuerza parlamentaria suficiente.
En 1898, la pérdida de las últimas colonias españolas (Paz de París), Cuba ̶ tras la Paz de Zanjón (1878) se había producido la Guerra Chiquita (1879) y el Grito de Baire (1895) ̶ y Filipinas, sumió a la Restauración en una grave crisis política y moral, que resquebrajó los fundamentos del sistema y planteó la necesidad de realizar un proceso de reformas que modernizara la vida social y política del país (Crítica desde el Regeneracionismo).

Categorías: HISTORIA DE ESPAÑA / HISTOIRE DE L'ESPAGNE, SIGLO XIX / XIX SIÈCLE, TEMAS EVAU | Deja un comentario

EL SEXENIO DEMOCRÁTICO (1869-1874)

TEMA 3 EVAU: EL SEXENIO DEMOCRÁTICO

Los progresistas y demócratas pactan (Pacto de Ostende) para derribar a Isabel II y, más tarde, se les une Serrano y la Unión Liberal. La crisis económica facilitó la participación de las masas populares en la revolución de 1868. La crisis política de la monarquía actúa como detonante final. Surgen las juntas revolucionarias, disueltas por el gobierno provisional (Prim, Serrano). Se elige por sufragio universal unas Cortes Constituyentes –donde obtiene representación el Partido Republicano Federal-, que aprueba la Constitución de 1869 (soberanía nacional, división de poderes, derechos y libertades del ciudadano, monarquía parlamentaria).

Como rey se escoge a Amadeo I de Saboya. En su breve reinado hubo de hacer frente a diversos problemas: asesinato de Prim, oposición de los monárquicos tradicionales, de los alfonsinos, del republicanismo federalista, agitaciones obreras y crisis colonial.

Tras el fracaso de Amadeo de Saboya se establece la I República(1873-1874), que tuvo cuatro presidentes (Figueras, Pi y Margall, Salmerón, Castelar) y acabó con el golpe militar del general Pavía. La I República contó con la oposición de los sectores conservadores, los carlistas y los alfonsinos. Además, entre los partidarios hubo divisiones (federalistas, unionistas) y confusión sobre los objetivos políticos. Se aprobó una nueva constitución (1873), se abolió la esclavitud y se suprimieron las quintas. La República hubo de hacer frente a las tensiones sociales (campesinos sin tierra de Andalucía, reivindicaciones obreras), insurrección cantonal, la guerra en Cuba y una nueva guerra carlista.

 Cánovas prepara la vuelta de los Borbones (manifiesto de Sandhurst), pero es el golpe de Martínez Campos el que permite la llegada de Alfonso XII como nuevo rey.

Categorías: HISTORIA DE ESPAÑA / HISTOIRE DE L'ESPAGNE, SIGLO XIX / XIX SIÈCLE, TEMAS EVAU | Deja un comentario

REINADO DE ISABEL II (1833-1868)

TEMA 2 EVAU: LA CONFLICTIVA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO LIBERAL ENTRE 1833 Y 1869

Entre 1833 y 1869 se produce en España un proceso de modernización irreversible que afecta a todos los órdenes de la vida: se configura una monarquía constitucional, inspirada en los principios liberales, se sientan las bases de una economía capitalista y, como consecuencia, se estructura una sociedad de clases.
El conflicto dinástico sobre la sucesión al trono que se inició con la muerte de Fernando VII dará origen a las guerras entre carlistas (absolutistas) e isabelinos (liberales), en 1833‐40 y 1846‐49. El triunfo de los liberales hace posible la transformación de la antigua monarquía absoluta en monarquía constitucional. Mientras que la división política durante el reinado de Isabel II va a continuar entre moderados, progresistas y liberales radicales, agudizada por la constante tendencia monárquica de inclinarse del lado del liberalismo moderado.
La consolidación de un sistema político parlamentario verdaderamente representativo no fue fácil. El sufragio censitario y la manipulación de las elecciones dejaban el sistema político en manos de una minoría de propietarios y de las distintas camarillas políticas.
Por otra parte, el nombramiento de militares como presidentes del gobierno (Espartero, Narváez, O’Donnell…), a través de los pronunciamientos militares (1836, 1840, 1843, 1854 y 1868), y la persistencia de las guerras otorgaron gran protagonismo al estamento militar y una ausencia de fortaleza de la sociedad y el poder civiles.
Dos fueron las constituciones que sostuvieron el entramado jurídico y reformador de este largo período. La Constitución de 1837, de carácter progresista. Mantenía del espíritu de Cádiz la separación de poderes y la importancia concedida a los derechos individuales. Por otro lado, reforzaba el poder de la corona (derecho de veto y disolución de las Cortes; potestad legislativa compartida entre las Cortes y el rey) y las Cortes pasaron a ser bicamerales. En la Constitución de 1845, de corte moderado, se estableció la soberanía compartida (reina‐Cortes), el catolicismo como religión del Estado, el sufragio censitario o la supresión de la Milicia Nacional. El Senado pasaba a ser enteramente de designación real.

Los distintos gobiernos del período presentaron leyes y reformas que tuvieron como objetivo modernizar el país, consolidar el liberalismo y acabar con algunos de los problemas estructurales de España. Entre aquéllas podríamos destacar la división provincial, las desamortizaciones (Mendizábal y Madoz), la creación de la Guardia Civil, la primera ley de Educación, la Ley de Ferrocarriles, la Ley Bancaria y la creación, en general, de reformas que tenían como objetivo componer un conjunto unitario de leyes.

Exposición: LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO LIBERAL

Vídeos: http://www.rtve.es/alacarta/videos/memoria-de-espana/memoria-espana-senda-liberal/1063046/

Categorías: HISTORIA DE ESPAÑA / HISTOIRE DE L'ESPAGNE, SIGLO XIX / XIX SIÈCLE, TEMAS EVAU | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.